La pretensión de motivar y acompañar a los niños y jóvenes en su crecimiento y maduración personal ha de integrar todas las dimensiones de la persona, desde lo más observable hasta su más profundo mundo interior.

El cultivo de la interioridad mueve a la persona a vivir desde dentro, allí donde radican los más profundos sentimientos y motivaciones de la persona y, desde ahí, relacionarse consigo mismo… leer más